11ª etapa

19 julio

El Eno a Sachas: 27 kms.

alt¡Qué hermosos son los pies del mensajero… del que anuncia la paz a sus hermanos…del que trae noticias buenas….Es hermoso ver bajar de las montañas los pies del mensajero de la paz…!

Esta mañana antes de rayar el alba, la algarabía llegaba a los cuartos comunes, tanto de los hombres como de las mujeres caminantes, que tenían como cama el amplio suelo de tierra y cemento. Eran las 04h30 y el grupo preparaba todo lo necesario para emprender el viaje hacia el cantón de La Joya de los Sachas, ligeros de equipaje.

A las 05h00 el desayuno suculento y reforzado como un potente alimento compuesto de plátanos y arroz con gallina, se nos presentaba como un compañero que reforzaba nuestro estómago y nuestra marcha. El grupo Juan XXIII de El Eno, eran los encargados de brindarnos toda la alimentación y todas las facilidades para que nos sintiéramos en casa. El P. Mario, párroco de El Eno, también estuvo allí para despedirnos y agradecer a los caminantes nuestro paso por esta parroquia.

A las 05h30 ya estábamos emprendiendo la marcha hacia Sachas, como en otros momentos, era una manera de ganarle al día media hora de frescor y rapidez, y fue un acierto porque a medida que el día tomaba cuerpo, un sol ardiente y un calor bochornoso se nos hizo presente durante las últimas tres horas del trayecto, creando mayor agobio y cansancio en los caminantes. Un pequeño grupo de jóvenes de El Eno, se unieron a nuestro caminar. Más adelante, en El Proyecto, un nutrido grupo de habitantes de Sachas nos esperaban para unirse a nuestra caminata, haciendo más alegre nuestro caminar y más grande el grupo de los caminantes de la Justicia, la Paz y la Vida, con nuestros mártires Alejandro e Inés. Este nuevo grupo era presidido por el P. Nelson Pinza, párroco del cantón, y entre todos éramos más de cien caminantes.

La oración nos ayudó a evaluar el día mientras caminamos, deteniéndonos en aquellos aspectos que han sido significativos a lo largo de estos once días de camino para, al final de la jornada, plasmar en un escrito nuestras vivencias personales y fraternas.

Al paso por los pequeños poblados la gente expresaba su generosidad desmedida al brindarnos muchas cosas que atenuaran la dureza del día y del cansancio. Nos daban frutas, agua, colada, panes y unas sonrisas y ánimos para nunca olvidar.

Después de casi siete horas de camino, a veces de prisa, a veces pausado, entramos ya en la población de Sachas, cantando las consignas y entonando los cantos que nombran la vida, el camino, la justicia y la paz.

Pasado el mediodía llegamos a la Iglesia de Sachas que tiene la forma de un bohío gigante. Extenuados, pero felices, fuimos acogidos por un grupo gigante y un coro de cantos nuevamente animados por Juan XXIII, quienes hoy, como a lo largo de casi todas las paradas de la caminata en la zona oriental, nos recibieron con música, comida y hospedaje. Un Dios les pague a este grupo de creyentes que ha sido el que nos ha brindado las mayores muestras de amor y acogida a lo largo de todo nuestro caminar. Que Dios les colme de bienes por todo lo entregado a los caminantes.

En la reunión se leyeron y se entregaron las evaluaciones por escrito y en la Eucaristía cada uno dejó a los pies del altar mediante signos variopintos las alegrías y los sufrimientos experimentados en este largo caminar.

Mañana nos espera el último trayecto que nos dejará prosternados junto a las tumbas de nuestros mártires Alejandro e Inés. Que ellos nos concedan llegar hasta ese sagrario de sus cuerpos llagados para que, junto a Jesús, nuestras ampollas y heridas también queden curadas. Hasta entonces…

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012