10ª etapa

18 julio

Lago Agrio a El Eno: 21 kms.

altA este día le corresponde la décima jornada dentro de la Caminata al Coca. A lo largo de nuestro oriente ecuatoriano, a estas alturas, se van uniendo el calor, los insectos y sobre todo la amabilidad de la gente que se ha hecho sentir desde el día anterior con los caminantes.

Poco a poco fuimos despertando de un descanso merecido, acompañados de una frescura restauradora para nuestros cuerpos fatigados. Desde las 04h00 se podía ver a algunas de las mujeres ya despiertas, invitándonos al resto de la fraternidad a levantarnos. Compartir diez días juntos significa compartir y dar la vida, no simplemente estar presentes, sino ser con el grupo una sola comunidad de hermanos y hermanas, todo esto se refleja en la confianza íntima de los caminantes y en ese amor fraterno que se vive en el ambiente.

Mientras esperábamos el desayuno decidimos tener un primer momento de oración. Los encargados nos invitaron a estar y sentir, y sobre todo a no vivir con mediocridad, a vivir en la imitación de Cristo en la constante cercanía y reconocimiento para que de esa manera podamos, con plena seguridad, descubrir lo que Dios nos pide a cada uno de nosotros. En el silencio y frescor de la mañana orábamos en común mientras cada uno permanecía atento a lo que Dios le quería decir en ese momento.

Luego de un delicioso desayuno, a las 05h55, en el que se despidió de nosotros la iglesia de Lago Agrio representada en la parroquia Divino Niño. Una iglesia que vive con un espíritu cristiano, lleno de fuerza, vitalidad, pero sobre todo de Jesús. Nos despedimos de ellos con un fuerte agradecimiento comprometiéndonos a dar intensamente la paz que tanto necesita la Iglesia.

A las 06h20 comenzamos a caminar. Partimos desde el Seminario la Encarnación con rumbo hacia El Eno. Llenos de vida y alegría se unieron a nosotros los integrantes del grupo juvenil y del coro de la parroquia que nos acogió, quienes a lo largo del camino nos animaron con cantos, juegos y con su compartir, dejándose sentir la vida de una iglesia renovada por aires frescos y nuevos. Con el paso de todos en la gabarra, dejamos atrás a Lago Agrio.

A lo largo de este día, Dios confirma la necesidad de ser mensajeros de paz, no sólo proclamándole, sino transmitiéndola a los demás. Ya llegando a nuestro destino, El Eno, se sentía una cálida acogida de la gente, sobre todo de los familiares y amigos de nuestro hermano Juanito, oriundo de este lugar. El ambiente estaba lleno de fiesta y algarabía y de alabanzas al Señor por los visitantes.

A eso de las 17h15 comenzamos nuestra evaluación fraterna, recogiendo el sentir de dos días de caminata, puesto que en Lago Agrio no pudimos hacerlo. Se resalta en el compartir la riqueza de experiencias de los caminantes y sobre todo la impresión que nos deja el paso por la iglesia de San Miguel de Sucumbios. Hermanos y hermanas que están llevando con mucha dignidad y paz el conflicto suscitado en esta iglesia misionera.

Seguidamente vivimos con mucha alegría la Eucaristía con el pueblo, sobre todo con los hermanos del movimiento Juan XXIII, quienes nos animaron sobremanera. Rescatamos, en este momento de fe, los testimonios de algunos de los caminantes. Quedamos muy agradecidos por la cálida acogida de los hermanos de El Eno. Dios les bendiga…

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012