9ª etapa

17 julio

Sevilla a Lago Agrio: 26 kms.

altEl día de hoy tuvimos que madrugar un poco más porque empezamos la caminata a las 05h30, como todos los días a la voz de las consignas: “a defender la vida con Alejandro e Inés”, llamando a la paz con el canto del Shalom.

Para esta jornada salimos 49 caminantes, quienes rápidamente nos pusimos en actitud de alabanza con la oración animada por el grupo encargado, iniciando con el rezo del Ángelus, y seguidamente con la lectura del evangelio, donde Jesús nos muestra el Reino de Dios a través de tres parábolas: de la cizaña y el trigo, el grano de mostaza, y la masa de la levadura. Para este momento compartimos en parejas el mensaje del evangelio, y luego algunas peticiones.

Desde Sevilla cruzamos caminando los poblados de Yanacocha, Santa Cecilia hasta llegar a Lago Agrio. En el camino se nos unieron cuatro niños y un adulto desde Sevilla, también el P. Adalberto Jiménez que llegaba del Coca de la celebración de los 50 años de sacerdocio de Monseñor Jesús Esteban Sádaba, donde le tomó la renovación de votos. Que el Señor bendiga siempre a nuestro obispo capuchino.

Hoy podemos decir que Dios ha sido misericordioso con nosotros, pues nos proporcionó un día fresco y con sombra, a diferencia de ayer que nos probó con la inclemencia del hermano sol.

Llegamos a Lago Agrio a las 11h45, a una parroquia llamada “Divino Niño”, en donde nos recibieron con todo el cariño, con el P. Carlos Poza del equipo itinerante de la visitación a la cabeza, allí las señoras del lugar nos dieron la bienvenida y un delicioso almuerzo, mientras el grupo juvenil de San Miguel de Sucumbíos nos animó con algunos cantos y dinámicas.

Ya para la tarde, descansamos un poco en el seminario Encarnación de este Vicariato. A eso de las 18h00 salimos por las calles de Lago Agrio con las consignas a voz en grito para llegar con nuestro mensaje misionero de Paz y Bien.

La Eucaristía la tuvimos en la parroquia del Divino Niño, presidida por el P. Pablo Torres, y concelebrada por los hermanos Adalberto Jiménez y Alfonso Mora, capuchinos. La animación musical del coro estuvo muy dinámica. Y luego de celebrar nuestra fe pasamos a la merienda, animada por un programa preparado por el grupo juvenil de la parroquia.

En resumen nos hemos sentido muy bien acogidos por nuestros hermanos de Lago Agrio, a pesar de los malos momentos que se han vivido por acá. Que el Señor les de la paz.

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012