7ª etapa

15 julio

Reventador a Lumbaqui: 29 kms.

altDios nos bendice en este día. Comenzamos la jornada levantándonos muy temprano, alistamos las mochilas, el sleeping, y luego, a desayunar...

Vale resaltar la puntualidad con que salimos en este día, a las 06h00, como respuesta a las sugerencias recibidas en las evaluaciones pasadas.

Los primeros pasos que dimos fueron dedicados a Dios, con el espíritu de Alejandro e Inés y con el toque especial de los encargados liturgistas, quienes nos animaron la meditación desde el Evangelio del día de hoy.

El camino estaba lleno de incertidumbres, con un esplendoroso amanecer y con las últimas subidas y bajadas. A cierto punto del recorrido pudimos observar a lo lejos la planicie de nuestra selva ecuatoriana que nos espera para los próximos días.

Pudimos observar, a cierta altura del camino, a una señora que salía desde el balcón de su casa con todo el entusiasmo mostrándonos la escarapela de Alejandro e Inés en su mano, saludándonos y agradeciéndonos. Era la señora que el año anterior tenía a su hijita con cáncer y a quien nosotros visitamos para orar por ella. Luego nos enteramos que esta hijita suya había fallecido hace ya cuatro meses. Realmente una experiencia muy motivadora para los caminantes.

No faltaba por el camino la generosidad de la gente que se manifestaba en el compartir de su pan, como en el caso de la comunidad de Gonzalo Pizarro. También pudimos constatar como nuestros hermanos de Sucumbíos están sobrellevando con mucha paciencia y sabiduría el mal momento, tan conocido por todos. Nuestro mensaje era de paz y de apoyo por el diálogo y la armonía en esta iglesia misionera.

Es de resaltar, además, que a lo largo del camino se divisaban ya las mega construcciones iniciales del proyecto hidroeléctrico Coca-Codo-Sinclair que nos dejó atónitos y preocupados por el impacto en nuestra hermana naturaleza.

Al llegar a nuestro destino, la gente nos recibió con mucha alegría. Llegamos a la iglesia y agradecidos entonamos el canto de la paz.

Después, un delicioso almuerzo y un merecido baño. A eso de las 17h15 compartimos nuestra evaluación del día, en la que resaltamos la solidaridad, la adaptación corporal y espiritual, y la progresiva consolidación del grupo de caminantes que, a estas alturas, ya nos conocíamos casi todos.

Y por último, con el corazón agradecido, a eso de las 19h00, celebramos nuestra Eucaristía, como alimento central de la caminata, en la que resaltamos la providencia de Dios para proveernos de lo necesario para el camino. Luego, a reponer fuerzas para la jornada de mañana. Hasta entonces...

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012