4ª etapa

12 julio

Baeza a El Chaco: 24 kms.

 

altLas etapas de este largo caminar son muy fuertes, pero el sacrificio por la defensa de la vida es la motivación para seguir nuestro anuncio misionero. Cuando uno piensa que el camino no se termina nunca, aparece el desánimo; sin embargo siempre hay un final y una meta a donde llegar.

Salimos en este día con la bendición de Dios expresada en el suave susurro de la oración mañanera, lo que nos animó a emprender el recorrido de este día. Se podía notar en el recorrido que cada vez se va uniendo más gente al grupo de caminantes por la vida.

A medio camino, visitamos la población de Borja, donde nos detuvimos para orar y dar gracias por el camino recorrido hasta ahora. Desde luego, no podía faltar la generosidad de la gente que nos reanimó con un refrigerio en dos puntos estratégicos del recorrido. Y "a la voz del caminante" nos acercábamos a la población del Chaco que, a cierta distancia todavía, se descubría como el destino tan añorado.

Al momento de llegar, descubrimos en la gente diferentes reacciones: unos sorprendidos, otros recelosos, y muchos apoyando nuestro grito de protesta. Ya en la iglesia parroquial de El Chaco fuimos distribuidos a los diferentes lugares en los que pernoctaríamos: el hospital, el monasterio de las Hermanas de la Visitación, la parroquia y algunas familias generosas.

A eso de las 18h30 nos juntamos para evaluar y compartir los sentimientos suscitados a lo largo del camino. A las 19h00 compartimos la Eucaristía con algunas de las familias que nos acogieron. Recogemos la vitalidad siempre nueva que nos da la Palabra de Dios en medio del cansancio y el entusiasmo misionero.

Rescatamos de este día el esfuerzo de algunos caminantes por llegar al final del recorrido, la solidaridad demostrada, la unión entre los caminantes, la compasión por el sacrificio del otro y el crecimiento personal que vamos teniendo a cada paso que damos. Sin embargo, con humildad reconocemos que nos faltan muchas cosas por mejorar como la puntualidad, el saber vivir cada momento de la caminata, ser un poco más disponibles a la hora de ayudar a los demás, etc. Esperamos que el mismo Señor de la vida que nos anima, nos siga ayudando a mejorar cada día y nos lleve a donde él quiere.

Con la gracia de Dios nos vemos hasta el próximo día...

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012