2ª etapa:

10 julio:

Desde Pifo a Papallacta: 42 kms.

altAproximadamente son las 06h00, en la población de Pifo, y es el momento propicio para esta segunda etapa de la Caminata con Alejandro e Inés con destino a Papallacta. En el trayecto se vio el valor y fortaleza de cada persona, la lucha contra el cansancio físico, la altura de la montaña, el frío del páramo, la lluvia, el viento y la rudeza del terreno.

Una etapa de ascenso, acariciando a cada paso los bellos Andes con estos variables paisajes que, como una pintura en el lienzo, engalanan el esfuerzo del caminante que progresivamente se acerca a su meta.

Pasos con sabor a panela, momentos de silencio, fatiga y cantos por la vida. Un encuentro con la naturaleza, con Dios y consigo mismo; pues la prueba era equilibrar estas tres situaciones para encontrar en la Caminata el sentido de converger en una vida comprometida con la justicia, la paz y la vida.

Muchas personas acompañaron este recorrido con las melodías de sus pensamientos, con el silencio de cada gota de sudor y hasta con algunas lágrimas bajando por sus mejillas. Huellas que marcan la historia de un camino personal y colectivo entre la danza agresiva de la corriente fría, que interrumpe el movimiento de las manos y sólo queda caminar.

El afán también deambuló por el camino, demostrando que una caminata se presta para retos ingentes desde cualquier condición personal, pero también captó la avidez del misionero por alcanzar la meta del replanteamiento en sus propias vidas.

Caminos húmedos, austeros y rígidos fueron la locación adecuada para evidenciar la fraternidad y ayuda de los hermanos y hermanas caminantes, compartir víveres, dar la mano, estimular con buenas palabras, una buena sonrisa, e incluso el mismo apoyo físico al que estaba fatigado y cabizbajo.

Una vez llegados a la meta de Papallacta, nos prestamos a disfrutar de un exquisito hidromasaje en las piscinas termales que relajaron los cuerpos estropeados por la inclemencia de nuestro hermano páramo.

Es importante resaltar que los hermanos de logística salieron al paso de una necesidad básica e imprescindible de la alimentación corporal; pues tuvieron la gentileza de proveernos de la energía necesaria para poder continuar con nuestra aventura evangélica.

altAl atardecer, celebramos la Eucaristía, como alimento principal para nuestra labor misionera. Luego tuvimos la evaluación fraterna donde concluimos lo importante que es caminar en grupo. Además, se valoró la solidaridad y el coraje que demostraron los caminantes en esta dura travesía. Resaltamos el sentimiento de uno de los hermanos al compartir que su motivación principal era cumplir con su meta de llegar al Coca, pese a las adversidades del camino, las físicas y del clima, lo que nos motivó sobremanera.

Al finalizar la jornada compartimos un merecido descanso en la casa comunal de Papallacta, donde los diferentes sueños se manifestaban de forma muy variada. Nos despedimos con la certeza de que Dios nos acompañará y bendecirá para la siguiente etapa.

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012