9ª ETAPA: SEVILLA A LAGO AGRIO

CAMINATA 2014

17 de julio

Con la alegría de dar la vida por la paz y la Amazonía

 

Paz y Bien

altIniciamos a las 5:00 una nueva jornada de camino y misión en el Señor. Estamos en el día noveno de nuestro caminar por la defensa de la vida.

A las 5:30 empezamos a desayunar para emprender nuestra nueva jornada. A las 6:00 iniciamos nuestro caminar con la bendición a la Santísima Trinidad –Padre, Hijo y Espíritu Santo- que nos acompañan todos los días en este itinerario de Vida y Misión. Nuestro recorrido tuvo la animación de parte de Txarly, invocando al Espíritu con un canto que se ha convertido en uno de los coros insignes de la caminata; además, se dio la bienvenida a los nuevos caminantes: los Hnos. Morfortianos con el P. Emanuel, una joven del grupo misionero: Janeth, y William, un caminante antiguo que se integró. El hno. Emilio junto con don Rodrigo y Nicolás nos animaron en la oración matutina, nos pusieron en la presencia del Padre –alimento espiritual– para nuestra Misión en defensa de la vida. Por largo rato estuvimos orando en silencio, contemplando, compartiendo, meditando y agradeciendo al Señor de la Vida durante más de una hora.

Luego, gritando consignas a lo largo de la caminata, entre conversas, diálogos y camarería, llegamos al primer refrigerio que nos lo ofrecieron las hnas. Lauritas. Aprovechamos para estirar por un momento los músculos y para ir al baño. Agradecidos, continuamos nuestro camino cantando, gritando y repitiendo consignas a favor de la vida, hasta que llegamos a Santa Cecilia. Allí, nos recibieron un grupo de jóvenes y señoras que nos brindaron muy amablemente otro refrigerio, aproximadamente eran las 9:20.

Muy contentos se nos unieron en la caminata algunos de los que nos acogieron en Santa Cecilia, incluido el P. Pablo Torres. Con muchos kilómetros atrás y con pocos para llegar a nuestro destino momentáneo (Lago Agrio), la Providencia otra vez nos favoreció –anteriormente lo había hecho con los alivios manifestados en refrigerio y apoyo de la gente de la zona–, pues en San Juan, antes de llegar a Lago Agrio, nos regalaron jugo de caña. Al entrar a la ciudad, comenzaron a resonar nuestras gargantas con la fuerza y el entusiasmo de anunciar el mensaje de la vida y la misión.

En unas pocas cuadras, antes de llegar a la Catedral de la ciudad de Lago Agrio, nos dieron una calurosa bienvenida un grupo de jóvenes, niños y hermanas de Santa Ana. Su apoyo y cariño se manifestó con botellas de agua que tenían un mensaje de aliento, y con banderas blancas apoyando nuestra misión por la reconciliación y la paz. Cruzamos por las principales calles de la ciudad, y finalmente llegamos hasta el seminario Nuestra Señora de la Encarnación. Durante este trayecto, nos acompañaron las hermanas, los jóvenes y algunos niños.

Llegamos contentos por el anuncio perto cansados por el largo recorrido. Una vez que llegamos al seminario, los jóvenes del grupo juvenil de Santa Ana generosamente nos invitaron a almorzar, sirviéndonos con muchísima amabilidad; y depsués nos llevaron hasta las habitaciones para bañarnos y descansar. A las 17:00 nos reunimos para evaluar nuestra vivencia del día. El compartir se enriqueció con la presencia de los jóvenes que nos acogieron, mostrando su gran ánimo y admiración por lo que los caminantes hacen. Por eso Txarly propuso a los caminantes que, en las próximas etapas, los caminantes vayan meditando y plasmando los compromisos que Dios manifiesta.

Finalmente, después de la cena, salimos para la Catedral, donde participamos en la celebración eucarística. Al final de la misma, nuestro hermano caminante Juan Morales entonó algunas de sus canciones; entre ellas, la nueva canción en honor de nuestros mártires Alejandro e Inés. Regresamos al Seminario, y algunos caminantes participaron de la proyección de un cortometraje sobre la dinámica del problema en la Iglesia de Sucumbíos. Al final, el P. Pablo hizo un llamado al diálogo y a la crítica, y pidió que los caminantes oraran por la realidad que se está generando. Así, es como terminamos nuestro día de caminata y, por eso, damos gracias a Dios Padre por todos los bienes que nos regala con todo amor y gratuidad.

 

Manuel Feijoó, Posnovicio - OFM Cap.

 

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012