CRÓNICA 2014

Celebración del 27º aniversario

de la muerte de Mons. Alejandro y Hna. Inés

 

alt

El miércoles 9 de julio de este año 2014 dio inicio, en el santuario mariano de Guápulo, la octava “Caminata” o Peregrinación para conmemorar el 27 aniversario de la muerte “martirial” de los misioneros Alejandro e Inés. Con una Eucaristía presidida por Mons. Jesús Esteban Sádaba, obispo-vicario apostólico de Aguarico y concelebrada por el Padre Vicente Quisirumbay superior de los Capuchinos de Ecuador y varios sacerdotes caminantes, iniciaron su caminar de 375 kilómetros, hasta las tumbas de los misioneros mártires, en Coca.

Esta larga Caminata ha comprendido 12 etapas, del 9 al 20 de julio. Los caminantes han recorrido 375 kilómetros, pasando por las provincias de Pichincha, Napo, Sucumbíos y Orellana. Al final de cada etapa han sido acogidos por una comunidad, en las poblaciones que jalonan la cerreta Quito-Sucumbíos-Orellana. La Caminata tiene su mística: de fe, fraternidad, evangelización y defensa de la ecología, bajo el lema “con la alegría de dar la vida por la paz y la Amazonía”.

El número de caminantes este año ha sido variado: comenzaron 60 en Guápulo, de variada procedencia, tanto territorial como comunitaria: 18 jesuitas, algunos venidos de USA para un encuentro de novicios; varias religiosas de distintas congregaciones; 7 capuchinos. Y jóvenes laicos, seminaristas. Veinte caminantes realizaron la Caminata completa desde Quito a Coca. Al llegar a Coca eran un grupo compacto de 170 caminantes, ya que se unieron en El Eno, Sachas, San Sebastián de Coca, el Monasterio…

También, dentro ya del Vicariato de Aguarico, ha habido otras dos Caminatas. La primera, que salió desde el Helipuerto en el kilómetro 50, lugar desde donde salieron Alejandro e Inés la mañana del día 20 de julio de 1987. Acompañaron moradores de las comunidades de Vía Auca, además de grupos juveniles y otras personas de Coca. La segunda recorrió 18 kilómetros, de la Vía Zorros, hasta Coca, uniéndose en la Y del Hospital Militar con los venidos desde Auca.

La Caminata tiene una mística de encuentro con Dios, con uno mismo, con la fraternidad y con las gentes de las poblaciones por donde se pasa. Todo culmina en un anuncio misionero, a la manera de Alejandro e Inés. Las figuras de estos misioneros han unido a la diversidad de caminantes y carismas en una experiencia de Dios única. Se ha experimentado un profundo sentido de fraternidad.

Emocionante encuentro y acogida

Hacia las 12 de mediodía llegaban los caminantes a la catedral de Coca. Les recibió Mons. Jesús Esteban Sádaba, dándoles la bienvenida en nombre de la Iglesia de Aguarico. Los caminantes cayeron de rodillas ante las tumbas de Alejandro e Inés. Era el momento anhelado, el final de una ruta larga y exigente. El coro de músicos de la catedral entonó el canto: “Con Inés y Alejandro…”. Siguieron testimonios de varios caminantes de las tres Caminatas. El Hno. Txarly Azcona, animador de la Caminata, dirigió palabras de agradecimiento a cuantos han hecho posibles esta peregrinación misionera de fe y compromiso.

Y todos fueron invitados a un refrigerio y al descanso tan merecido.

Encuentro de evaluación de los caminantes

Por la tarde dedicaron un amplio espacio a la evaluación de las tres Caminatas: desde Quito, Helipuerto y Zorros. Con experiencia ya de 8 años, se desprenden algunas enseñanza, entre las que resaltamos la necesidad de mayor preparación física, espiritual y pastoral; mayor coherencia en el uso de los medios, basura, desechos, etc. También se resaltó el excelente servicio del grupo de logística, así como el cariño en la acogida de las comunidades.

Actos culturales con motivo del 27 aniversario

La FAL (Fundación Alejandro Labaka) quiso contribuir a la celebración del 27 aniversario con actos culturales. Consiguió que viniese de Quito la Orquesta Sinfónica Juvenil. Más de 60 niños, cada uno con su instrumento musical, dieron dos conciertos, el primero en el Auditorio Manuel Villavicencio y el segundo en el parque central de Coca. Interpretaron: “El Fagotista de Hamelin de John Falcone. Danza Rusa “Trepack” y Lago de los cisnes de Tchaikovsky. La sinfonía de los juguetes de L. Mozart y Chamambo de M. Artes. Obertura gitana de M. Isaack”.

Solemne Eucaristía del 21 de julio en la catedral de Coca

A las 10 de la mañana se concentraron misioneros, caminantes y peregrinos en el Colegio “Gamboa” de donde salieron en procesión hacia la catedral. Una mañana sin lluvia, algo milagroso en esta temporada diluvial. La catedral estuvo hasta rebosar de fieles. El coro musical interpretó alguno de los cantos del músico Morales, que ha publicado un CD con nuevas canciones misioneras. Varias de ellas se refieren a Alejandro e Inés. Veintidós concelebrantes rodeaban a los dos Obispos, el de Puyo y de Aguarico, que presidió la Eucaristía. Grupos artísticos de naporuna y shuar animaron la celebración. Antes de comenzar la Eucaristía, danzantes Shuar interpretaron una danza autóctona. En el momento de las ofrendas otras danzantes Kichwas presentaron dones de su cultura. El Evangelio fue proclamado en castellano y Kichwa. En su homilía Mons. Jesús Esteban Sádaba recalcó todo lo que significan para la Iglesia de Aguarico las figuras misioneras de Alejandro e Inés. Hizo alusión al momento crítico de los pueblos en aislamiento voluntario Taromenane y Tagaeri y la la significativa ausencia de la familia Huaorani de Alejandro, por primer año totalmente ausentes de esta celebración. Expresó también su preocupación por el pequeño número de sacerdotes diocesanos en el Vicariato. “Hay necesidad en esta Iglesia, que ha crecido, de 20 sacerdotes diocesanos”, recalcó. La oración universal también se hizo en Shuar, Kichwa y castellano. Al final de la Eucaristía un joven religioso capuchino, en representación de los caminantes, leyó el “Mensaje” que entregan a la Iglesia de Aguarico. En él hay agradecimientos y compromisos.

De la Misa pasaron los participantes a la Casa del Vicariato, donde se sirvió la comida para más de 550 personas. Allí también se sortearon los premios de la “Rifa de la Caminata” que se ha realizado, para ayudar económicamente a la Caminata.

Un año más, pues, el recuerdo de los misioneros que “arriesgaron su vida por el Evangelio” ha constituido para la Iglesia de Aguarico una renovación de su compromiso de ser fiel a la herencia heroica que dejó su primer Obispo y la Hna. Inés.

Coca, 23 de julio del 2014

José Antonio Recalde

 

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012