Caminata 2015

A evangelizar con alegría, paz, justicia y vida en la Amazonía

Con los ecos de la visita del Papa Francisco a Ecuador y dejando que el sol quiteño nos acariciase, a las siete de la mañana llegó al Santuario de Guápulo, un buen grupo de hermanos y hermanas que estaban coordinando la Caminata 2015.

Estamos en el lugar de los encuentros y despedidas. Encuentros con los hermanos, con los caminantes, con la misión, con la Virgen María… y con Alejandro e Inés. A la vez es el lugar de despedidas, como las que hacían los antiguos caminantes hacia el Oriente lejano, inhóspito y desconocido, y que ahora se ha convertido en el “envío misionero” de quienes caminan con fe, sentido misionero, decisión ecológica, fuerza profética, talante misericordioso y coraje martirial, como Alejandro e Inés.

Monseñor Jesús Esteban Sádaba ha presidido esta celebración eucarística familiar, fraterna y profunda. Hemos cantado “arriesgar la vida por el Evangelio”, hemos escuchado el evangelio misionero de Mateo 10, nos hemos animado con las palabras del Papa Francisco (unas escuchadas en su visita al Ecuador ayer, y otras escritas en su encíclica “Laudato si”).

Valoramos el esfuerzo de los caminantes, la oración de los amigos y amigas de Alejandro e Inés, el ejemplo de tantos misioneros y misioneras que han dado su vida y siguen entregando sus energías; también valoramos el impulso misionero y profético del Papa Francisco y su deseo de ir a las periferias (como nos recordó Mons. Néstor Herrera, concelebrante); y sin duda sentimos gratitud por tantos colaboradores de comida, música, rifa, pancartas, logística, vehículos, tiempo, sueños…

Se nos ha dicho que para caminar nos hacen falta vitamina “C”: es la vitamina del Camino, la Comunidad, la Creación, el Coraje y la Comunicación. Necesitamos caminar con la Vitamina que nos viene de la fe y la misión, del apoyo mutuo y la solidaridad de la gente, la “fraternidad” ecológica que grita el clamor de los pueblos y culturas y grita el sueño de vida y alegría que la gente y “lo creado” necesitan y nos regalan.

La bendición especial que nos dio Monseñor Jesús Esteban, nos la entregó el día de ayer el Papa Francisco en El Quinche. Ahí estaban, para la foto, los caminantes que extrañamos a Txarli, que se añadirá en unos días más. Recibimos la bendición con la misma oración del Papa de la Ecología, sobre la tierra y la creación.

Mons. Néstor y Mons. Jesús Esteban nos han animado a “salir a las periferias” de la Amazonía y los pueblos más alejados, y nos han enviado a caminar con Cristo, para volver a vernos en Coca, a los pies de las tumbas de Alejandro e Inés.

Seguimos en contacto, entre pancartas y mucho sol, con la colaboración de los policías y la organización interna de los caminantes a la voz de Darwin Orozco, que anima y anima y … a Pifo.

Con entusiasmo, gritamos:

  • ¿A dónde van los caminantes?: ---A Coca
  • ¿A qué van a Coca?. ---A defender la vida
  • Con Alejandro e Inés: ---A defender la vida

Jesús García

 

Salimos con una eucaristía muy emotiva. Mons. Jesús Esteban pronunció las palabras del Papa Francisco sobre la defensa de la vida en la Amazonía; también se hizo mención a la REPAM, lo cual me emocionó mucho. Estas palabras de envío tienen mucho sentido, porque sentí que estoy apoyando en un proyecto que me sobrepasa, que es la construcción del Reino y dentro de mí siempre es revelador saber que colaboro para que ello suceda. 

Cuando iniciamos la Caminata, el sol era muy fuerte y los ánimos a flor de piel. Ha sido hermoso, por fin, cumplir la promesa de hacer la Caminata. Lastimosamente no pude entrenar demasiado (de hecho sólo tres semanas atrás inicié) por lo que me fue muy difícil terminar esta primera fase. A menos de dos kilómetros para llegar a Pifo ya no pude más y tuve que subir al auto. Sentí que mi espíritu está dispuesto a terminar, pero me preocupan mis capacidades para poder llegar a cada tramo. Espero mañana que es uno de los tramos más fuertes poder llegar a la meta y sentir que el compromiso que he realizado puedo cumplirlo a cabalidad, como símbolo de agradecimiento del llamado que siento.

Romina Gallegos

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012