5ª Etapa: 13 julio

El Chaco a Río Malo

 

Los caminantes nos reunimos frente a la Iglesia del Chaco, para salir con la bendición de Dios. En el camino se nos unió un grupo de moradores de Bom Bom que nos acompañaron hasta el culmen de esta etapa, Río Malo.

En el transcurso, sucedieron muchas anécdotas, por ejemplo, la señora María Martha Letis González compartió un testimonio acerca de Alejandro, colaboró con dinero; otras personas salieron al camino a ofrecernos agua y caramelos; también, hemos escuchado la radionovela de Francisco y la encíclica ¨Laudato Si¨ que nos han conmovido y confrontado para mejorar nuestro estilo de vida.

Se puede observar en la carretera los efectos de las múltiples rupturas del oleoducto que estaban tratando de remediar, luego nos hemos fijado en la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair y el impacto ambiental y social que ha causado en la zona.

Tuvimos la celebración eucarística con la comunidad de San Carlos, San Luis y Las Palmas, a continuación, realizamos la evaluación donde los caminantes escribieron las actitudes positivas para construir fraternidad. Fueron resaltados los valores de solidaridad y compañerismo con los demás caminantes que encontraban dificultades físicas para continuar.

Un caminante nos cuenta: “La experiencia en la caminata es dura porque se puede comparar con la vida diaria, ya sea religiosa, sacerdotal o en el matrimonio. Al principio es fácil, con pequeños dolores, transcurre el tiempo y como la segunda y tercera etapa aparecen las dificultades y poco a poco se pierde el ánimo y piensa en abandonarlo todo. Sin embargo, el Espíritu de Dios que nos habita, nos impulsa y nos da la fuerza suficiente para continuar hacia la meta, dando pequeños pasos, con la confianza puesta en Jesús que alivia los dolores y permite que las siguientes etapas sean más llevaderas. He aprendido que lo fundamental en la vida es poner la confianza en el Buen Dios y no rendirse ante las dificultades, no estamos solos, Jesús está junto a nosotros por siempre. En la caminata de la vida muchas  veces se opta por rendirse sin darse en cuenta que la siguiente etapa se vuelve más sencilla con la ayuda de Dios, por eso, les invito a mirar más allá de nosotros mismos y contemplar el rostro misericordioso que Dios nos muestra a través de las personas y de la naturaleza”.

“¡Te doy gracias Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla!”

Mañana nos dirigiremos de Rio Malo a Reventador…

 

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012