7ª Etapa: 15 julio

Reventador a Lumbaqui

 

Agradecidos por la acogida y alegría de la comunidad del Reventador y los laicos, posesionados de su responsabilidad comunitaria, nos han dado ejemplo de organización y vivencia en comunidad. A las 05:30 nos despidieron con el desayuno, nos han hecho sentir el amor hecho servicio. ¡Qué lindo sentirnos hermanos en Jesucristo y en la fe!. ¡Bendito sea Dios, a él la gloria y la alabanza!

Iniciamos la jornada pidiendo la fuerza al Espíritu Santo, ya que esta Caminata no se basa en la fuerza de cada caminante, sino en la fuerza del Señor, en la energía y sueños de la fraternidad y en la presencia misteriosa de Alejandro e Inés.

Dos textos de Alejandro e Inés, referentes al martirio y el Evangelio de Mt. 12,1-8: donde Jesús es mayor que el templo y el sábado, nos han introducido en el camino de la misericordia.

El Reventador, con una línea suave de humo, la cascada de San Rafael, presencia incomparable, sin condiciones y límites de Dios en la Amazonía y un amanecer rojo y majestuoso en el horizonte nos han recordado la grandeza de un Dios creador.

Vamos acompañados por esta maravillosa naturaleza verde, sus cascadas y el canto de los pájaros. Después de estar acompañados de la hermana lluvia, teníamos ganas de emborracharnos de sol. Hoy el hermano sol nos ha llevado con el hermano viento. Todo un acierto para lavar la ropa y que se seque puntualmente.

Esta Iglesia de Sucumbíos, una Iglesia misionera y comunitaria donde está muy viva la muerte de su pastor que los acompañó durante cuarenta años, Mons. Gonzalo López Marañón, a lo largo del camino tres comunidades, nos han recibido con alegría. ¡Qué hermoso que las comunidades sean sensibles y nos hagan sentir su compromiso cristiano!.

Bendito sea Dios en tantos misioneros que sembraron durante años en estas tierras el Evangelio. Hemos pasado por varias estaciones de la industria petrolera y dos campamentos de la Coca Codo Sinclair.

La llegada a la Iglesia de Lumbaqui nos ha recordado los vínculos de las dos Iglesias hermanas Sucumbíos y Aguarico. Los laicos nos han recibido con verdadero amor cristiano. Nos han recordado el martirio de Alejando e Inés y el martirio de Mons. Gonzalo, desterrado de esta Iglesia que él hizo crecer.

Hemos recordado las palabras de Jesús: “si el grano de trigo no muere no da fruto”, esto fue hecho vida en Alejandro, Inés y Gonzalo, y una invitación para todo cristiano. En la eucaristía damos gracias a Dios por esta Iglesia viva de tantos laicos comprometidos con su comunidad. ¡Jesús a ti la gloria porque vives en estas comunidades!. Hemos orado para que Gonzalo desde su nueva vida con Dios haga su obra en la unidad de esta Iglesia de Sucumbíos.

Los caminantes vamos haciendo el proceso de encuentro con uno mismo, con Dios y con los demás. La Caminata nos va trabajando, nos va convirtiendo.

El día de mañana, sábado 16 de julio será consagrado a la Virgen del Carmen, ella nos enseña el Camino que es su mismo Hijo.

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012