15 julio: De Reventador a Lumbaqui

 

Un saludo muy fraterno a todos los que acompañan nuestro andar en defensa de la vida!

El sol naciente, que se manifiesta hermoso desde las 06:00, nos acompañó durante toda la jornada. Veinticinco peregrinos emprendimos la aventura del camino desde El Reventador a Lumbaqui. En el transcurso de los 29 Km pudimos gozar de los esbeltos nevados Antizana y Cayambe. así como del majestuoso volcán Reventador que se lució con sus impresionantes fumarolas. Para Alejandro la naturaleza, la selva, es el paraíso verde.

La oración es de confianza y se basó en el Evangelio (Mt. 10, 24-33): “No tengan miedo a los que matan el cuerpo”.

Los audios de Laudato Sí, de la REPAM sobre el maíz transgénico, nos brindaron elementos de reflexión sobre la ética y seguridad alimentaria para cultivar y consumir, a la vez que propone valorar las semillas autóctonas y los agricultores que dependen de ellas. A medida que avanzamos el camino fue propio escuchar un episodio más de la misma serie anteriormente citada sobre el hermano sol, que nos calentaba con todo su potencial. La propuesta de la misma es aprovechar esta energía natural y abundante como alternativa a los hidrocarburos e hidroeléctricas. Tomados de: http://redamazonica.org/2016/01/serie-radial-laudato-si-sobre-el-cuidado-de-la-casa-comun/

A lo largo del camino, los peregrinos tuvimos la oportunidad de disfrutar de la solidaridad de la señora Flora Cuenca, así como de las familias Lozada y Valladolid Ramos, que no sólo nos alimentaron materialmente (con canguil, avena, jugo, panes, entre otros), sino que también fue un sustento espiritual para mantener en alto nuestros ánimos para el resto del camino. En solidaridad con Miriam Ordóñez, quien también nos acogió en su hogar, ofrecimos una oración en memoria de Miguel, su difunto esposo.

Al llegar a Lumbaqui, los caminantes fuimos recibidos en la iglesia por algunos feligreses de la comunidad cristiana, donde oramos y escuchamos el discurso de un representante de la comunidad. A continuación pudimos degustar del almuerzo y seguidamente algunos gozamos del río.

A las 17:00 hicimos nuestra evaluación del día, donde compartimos nuestras vivencias y buscamos mejorar algunos aspectos, como un ritmo más adecuado para todos y la implicación de cada uno en las responsabilidades de la caminata. Después de la merienda celebramos la eucaristía, animada por los ministros de la comunidad. Ésta, junto a los caminantes, tuvo un sentido misionero en memoria de Alejandro e Inés y la lucha por los derechos de la Amazonía.

Agradecidos por las numerosas muestras de fraternidad y solidaridad a lo largo del trayecto largo y caluroso, vamos a descansar para proseguir con la siguiente etapa de mañana que será Lumbaqui – Sevilla.

 

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012