9ª Etapa

Miércoles, 17 de julio de 2019

La mañana comenzó con la expectativa de ver llegar al nuevo grupo de caminantes provenientes de Guayaquil. Como de costumbre, la lluvia antes de levantarnos ya estaba presente. Finalizando el desayuno, que tan amablemente nos preparó la comunidad de Sevilla, llegaron en un bus los nuevos caminantes: el hermano capuchino Juan Jima junto a 29 jóvenes y algunos docentes del colegio Rhode. 

Comenzamos a caminar y los recién llegados desayunaron, ya que luego nos alcanzarían en el camino con el bus, para sumarse al grupo. Y así cerca de las 7:30 el grupo se duplicó, de 32 caminantes paso a más de 60. Fueron recibidos al ritmo de cantos y consignas de bienvenida, con alegría y entusiasmo. Su llegada significó un nuevo aire para los que veníamos caminando desde Quito.

Durante el recorrido tuvimos la posibilidad de parar para trees refrigerios, dos muy cercanos a Lago Agrio. Familias, vecinos que ya conocen la Caminata, salen a nuestro encuentro y nos brindan lo que tienen: agua, colada, chocolatada, algún pan, una fruta, lo que sea… siempre es bienvenido y recibido con mucha alegría por los caminantes.

El sol en la segunda mitad de la etapa, comenzó a ser protagonista en el cielo, casi sin nubes que lo cubran. Así el calor y la humedad fueron creciendo cada vez más, por lo que los caminantes comenzábamos a sentir un poco más de cansancio.

Finalmente, ingresamos a la ciudad de Lago Agrio y, caminando por una de sus vías principales, llegamos a la iglesia del Divino Niño, donde la comunidad nos esperaba con los brazos abiertos para cantar y agradecer por el camino recorrido y con el almuerzo preparado.

Una vez almorzados y con un día muy caluroso por el sol, caminamos cerca de 4 kms más para llegar a nuestro lugar de descanso en la casa del Migrante. Aquí nos dividimos en las habitaciones y aprovechamos a ducharnos y descansar un poco.

Por la tarde cerca de las 17:00 realizamos la evaluación, donde dimos bienvenida formalmente al grupo de Guayaquil y también reflexionamos sobre el “Instrumentum Laboris” del sínodo de la Amazonia en relación a nuestro caminar.

Terminada la evaluación, nos trasladamos al centro, para celebrar la Eucaristía con la comunidad. Para la grata sorpresa de muchos Mons. Adalberto Jiménez llegó y presidió la Eucaristía en la catedral de Lago Agrio.

El día está por acabar y ya se comienza a sentir que estamos cerca de completar todas las etapas. Cada vez se suman más caminantes y la voz por defender la vida de la Amazonía comienza a tomar más fuerza.

Agradecemos su oración, les pedimos que continúen orando por cada caminante.

Paz y Bien.

 

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012