I

25 a 31 de julio de 1976.

Ante los insistentes rumores de que la Compañía Petrolera CGG, que opera en la zona realizando los estudios geofísicos para la Compañía nacional CEPE está tropezando con dificultades por parte de los AUCAS, la Comunidad de Nuevo Rocafuerte, presidida por el P. Superior Regular y con la presencia del P. José Miguel Goldáraz, decide que el P. Alejandro se desplace al lugar de los hechos, con los siguientes objetivos:

– Obtener informaciones verídicas acerca de estas incursiones de los AUCAS.

– Visitar a los trabajadores de la zona.

– Si se presentare oportunidad, darse a conocer a los Aucas o Huaorani.


Nuestra propuesta ante la Compañía.

Manifestamos ante los jefes que estamos dispuestos a visitar y permanecer algunos días en las trochas y ayudarles en lo que podemos para solucionar el problema de los Aucas: En nuestra propuesta no ocultamos nuestra incapacidad por el desconocimiento de su lengua, pero, al mismo tiempo, aflora una confianza en la capacidad que nos viene de Dios por la fe.

La propuesta es acogida con diplomacia por los técnicos franceses y con simpatía por los nacionales. Después se nos dice que han pedido la colaboración de un intérprete del Instituto Lingüístico de Verano de Limoncocha y que esa misma tarde tienen programada una gira por los grupos Aucas de la zona y que esperan los resultados. Ante esta afirmación aclaramos nuestra postura: en modo alguno pretendemos interferir o entorpecer esa labor, pues consideramos que es obra de la Iglesia lo que los Misioneros Lingüistas hacen con tanto esmero y en nombre de Jesús por la tribu Auca.


Resultado de la expedición.

Por la tarde se me informa en la Compañía que han visitado tres grupos de Aucas. Han llevado collares de semillas para regalos, pues el intérprete lingüista ha dicho que eso es lo que más les agrada, y que no se les lleve ni vestidos ni alimentos. Han volado en helicóptero de Ecuavía: el piloto, el médico de la Compañía, el misionero y un técnico francés.

Sujeto especial de curiosidad para los Aucas ha sido el técnico francés por su espesa barba. Les han acogido con muestras de benevolencia en dos grupos y con cierto recelo en el tercero. Han aceptado los regalos y han correspondido con algún pequeño obsequio. Por lo demás, han hecho guardar las normas de su etiqueta en cuanto al uso del cero-kini, pues al médico, que se ha presentado vestido normalmente, le han despojado de sus ropas y se las han guardado. Sin duda, para que haya igualdad y uniformidad.


Vuelo en helicóptero.

Me había instalado en la escuela de Pañacocha, tendiendo mi cama sobre dos mesas y colgando mi mosquitero entre dos pizarrones, encargando mi comida a la señora Anita de Astudillo. Esperé el lunes y el martes. Este día, por la tarde, me vinieron a llamar de la Compañía para decirme que los Aucas se habían olvidado de su promesa de no robar en los campamentos y habían asaltado otra vez, llevándose cuanto pudieron. Y por eso me daban oportunidad de visitar las trochas de los trabajadores y ver si podría hacer algo con los Aucas.

El miércoles 28, a las siete de la mañana, emprendíamos el vuelo. Hicimos unos quince minutos en dirección Oeste, hasta la altura de Añango; viramos en dirección Sur y continuamos hasta el Tiputini, en las cercanías de la desembocadura del Tihuacuno, y desde allí pude contar unos seis helipuertos hasta aterrizar en la trocha B-2 Línea CP25-H-25-9. Habíamos volado una media hora y nos encontrábamos aproximadamente en la intersección del meridiano 76, 20 y latitud 0, 50, en las cercanías del Rumiyacu y otros afluentes del río Yasuní; a unos 25 kilómetros de distancia del Tiputini.


Con los trabajadores.

Estos aparecían bastante nerviosos. Expusieron al Sr. Masson, técnico francés, su situación y sus dudas; dos de ellos pedían inmediata liquidación. El día anterior habían recibido la visita de "los amigos" (los llaman así porque al llegar al campamento saludaron diciendo "amigos"). Después se dedicaron a requisar todo el campamento, mientras uno de ellos repetía con frecuencia: "Pañacocha, Pañacocha, cambio...”. Señal evidente de que escuchan las intercomunicaciones radiales. Y se llevaron cuanto se les antojó: hamacas, mantas, mosquiteros, ropa, botas, hachas, machetes, limas; de alimentos, todo lo que había de azúcar, un poco de arroz, latas de sardinas y atún, y hasta dinero por valor de más de tres mil sucres. Uno de ellos, como contando el dinero con sus dedos dijo: "To, to, to, to....... Quito".

El señor Masson, aunque un tanto contrariado, prometió reponerles todo, solicitando su colaboración a los obreros, para que con su creatividad y diplomacia hicieran algo para disminuir estas pérdidas y, sobre todo, la interrupción de los trabajos.

Tendí mi hamaca dentro de la carpa de los trabajadores y charlé mucho rato con ellos antes de que se decidieran a reanudar los trabajos. Se manifestaban muy agradecidos de que alguien les visitara en la soledad de la selva amazónica, en tierras de los Aucas.

Dos días y dos noches estuve con ellos. La segunda noche les celebré la Santa Misa, a la que asistió espontáneamente la mayoría de los trabajadores. Para el Evangelio abrí el Ritual de la BAC en las últimas páginas, a lo que saliera, y ante mis ojos apareció el relato de san Mateo 25, 31-40. Durante el comentario todos estuvimos de acuerdo en que aquí se está cumpliendo eso de dar de comer al hambriento y vestir al desnudo. Terminé diciéndoles que ellos son los "misioneros escogidos por Dios" para los Aucas.


Regreso a Pañacocha.

La semana se terminaba y quería estar el sábado en Nuevo Rocafuerte. Llegó el helicóptero hacia las ocho de la mañana; ya subido y sentado para el regreso me entregaron una nota de la Compañía, proponiéndome que me quedara más tiempo; pero preferí cumplir lo prometido: estar en Rocafuerte para el sábado.

Llegado a Pañacocha, no habría pasado una hora, cuando por la radio de la trocha B2 avisaron la noticia de que en ese momento se hacían presentes de nuevo los "amigos" y que estaban llevándose todas las cosas como en visitas anteriores. De nuevo me llamaron urgentemente de la oficina de la Compañía para cambiar impresiones.

Plan de integración nacional de los Huaorani.

Les propuse el siguiente Proyecto, cuya realización estaría confiada a estas Instituciones:

Gobierno Nacional,

Compañías Petroleras,

Misiones Religiosas: Instituto Lingüístico de Verano (Limoncocha) y Misión Capuchina.


Método:

1 – Organizar visitas periódicas a los caseríos huaorani.

2 – Llevarles los objetos más útiles: hachas, machetes, ollas, hamacas, mosquiteros, botas, etc., hasta equiparlos suficientemente.

3 – Al hacerles las entregas sucesivas, darles a entender por el intérprete que se les irá proveyendo poco a poco de todo y que no roben. En esta entrega, sobre todo al principio, debe estar también presente el misionero capuchino, que luego podrá ser reconocido por ellos en las trochas.


Urgencia de la acción.

1 –  Los trabajadores de las Compañías se sienten inseguros y nerviosos.

2 – Cualquier imprudencia puede empeorar' tristemente la situación.

3 – Las Compañías pueden también cansarse y proceder con la violencia. Debo hacer constar que, hasta el presente, ni en los trabajadores ni en los personemos de estas Compañías he oído ni una sola voz que propugne los medios violentos contra los Huaorani.

4 – Por otra parte, la labor conjunta de las Compañías Petroleras, Instituciones del Gobierno y Misiones Religiosas puede obtener la integración de esta interesante minoría amazónica, sin menoscabo de sus derechos humanos.

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012