Recta final hacia los Tagaeri

En estos meses de 1987 Ecuador está sufriendo por el seísmo que en marzo sacudió el oriente, causando catástrofes ecológicas y rompiendo en diversos puntos el oleoducto. El suministro va a estar interrumpido durante un tiempo.

Pero la obra de los Tagaeri ha de ir adelante. Monseñor está gestionando con CEPE un convenio como prolongación del convenio del 5 de octubre de 1985, le-galmente caducado pero sin liquidar las cantidades asignadas. Con el título de "Convenio ampliatorio" se firma en Quito a 5 de mayo de 1987 con la intervención de Carlos Romo Leroux Morales, Gerente general de CEPE; Alejandro Labaka, Obispo de Aguarico, y Luis Enrique Orellana, Secretario general de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. Hay cantidades flotantes del convenio que se amplía, que serán gastadas en el presente. En resumen, este contrato de amliación, valedero hasta el 30 de noviembre de 1987, totaliza el importe de 3.925.413,50 de sucres.

La entrada a lo que parece ser el último reducto de los Huaorani será arriesgada, pero Monseñor tiene plena confianza; tanto que planea que en agosto podrá ir a España para celebrar con sus compañeros de curso las Bodas de Oro de vida religiosa, es decir, el recuerdo de aquel ingreso en el noviciado el año 1937. Y el 19 de mayo escribe a su hermano, el P. Domingo: "Aceptando gustosamente tu invitación para el día ocho de agosto —es la fiesta de Sto. Domingo de Guzmán, onomástica de Txomin/Domingo—, me he animado para encargar el boleto de ida y vuelta para un mes de estadía por ahí; el P. Serafín ha quedado encargado de arreglarme el boleto en Iberia para el día dos de agosto, domingo: el regreso no sé todavía qué día tocará. Ojalá que entretanto no nos suceda algún otro seísmo de consideración, porque pequeñitos se han ido sucediendo muchos. Sobre los compromisos, los menos posible; tengo necesidad de descansar...". No obstante, le indica una serie de entrevistas que quiere tener. "Y ya sabes, llegada y despedida en un mismo abrazo".

Es una ocasión señalada en que Alejandro como Obispo va a estar entre sus hermanos capuchinos de la provincia. El día de la Asunción, como va siendo habitual, en el convento de Sangüesa, que fue convento-noviciado, se juntará con sus compañeros de hábito y celebrarán unidos y bien acompañados una Eucaristía de acción de gracias; harán algún retiro espiritual de preparación.

Entramos en el mes de julio. Sorprende que en estas últimas fechas la CEPE haya formulado un proyecto de acercamiento a los grupos étnicos Huaorani por un monto de 12 millones de sucres, encomendando la dirección del mismo al antropólogo Dr. Julio Enrique Vela. "El presente proyecto —escribe el Dr. Vela— de acercamiento y colaboración con los grupos étnicos Huaorani que viven en los territorios correspondientes a los Bloques n.° 14 y 17 ha sido diseñado con el objeto de evitar su disgregación tribal, su posible absorción por parte de modelos socio-económicos más desarrollados y garantizar su supervivencia en su habitat originario. Así mismo, las actividades necesarias para atenuar el impacto cultural y ecológico ocasionado a los habitantes indígenas y a los territorios correspondientes al Parque Nacional Yasuní".

El proyecto no deja de tener sus vicisitudes. Hubo reuniones los días 2, 3, 6 y 7 de julio y una final el día 9, reuniones de trabajo tenidas en el Hotel Colón de Quito. Monseñor, sin queja en un asunto que hubo de tener sus fricciones, toma nota de lo que va a ser un replanteamiento en vista de un nuevo Proyecto llamado Interinstitucional. "En la reunión de trabajo del día 7 de julio se decide proponer la participación del Padre Alejandro Labaka y la Misión Capuchina junto con la CGG para el contacto pacífico y amistoso con los Bravos". "En la siguiente reunión se decide que el Dr. Vela seguirá su proyecto por tierra y que la CGG y la Misión Capuchina pueden realizar los vuelos necesarios de helicóptero para el contacto directo".

Era el 9 de julio. Ese mismo día por la tarde Monseñor regresa a Coca.

Día 10 de julio. Por la mañana, vuelo sobre los Tagae-ri. No ven a ninguno. Por la tarde, otro vuelo; el tiempo les impide llegar.

Día 11 de julio. Vuelo sobre los Tagaeri, sin Monseñor, pero vuelo convenido con él por la CGG. No ven a nadie. No obstante, echan regalos envueltos en plásticos amarillos.

Día 13 de julio, lunes. Monseñor va a la Compañía para volar; pero no puede.

Día 14 de julio, martes. Monseñor va a visitar al Dr. Vela, a más de 100 kilómetros por carretera, porque el Dr. Vela está de lleno en el proyecto de acceso a los Huaorani por tierra.

Día 15 de julio, miércoles. Víspera de la Virgen del Carmen, patrona de Coca. Monseñor administra el sacramento de la confirmación a 60 jóvenes.

Día 16 de julio, jueves. Virgen del Carmen. Tiene que ir a otra comunidad, Vía de los Aucas km. 21, que tiene a la Virgen del Carmen por patrona, donde confirma a un grupo. Come con la comunidad. Pasa la tarde con las Misioneras Dominicas del km. 30. La Hna. Clara le lleva a la base de la CGG para dormir en el campamento y volar el día siguiente.

Día 17 de julio, viernes. Para las 8.30 se ha volado sobre los Tagaeri; no hay nadie. Pero al planear una vuelta ven aparecer a ocho Tagaeri, desnudos; han recogido las cosas que se les habían echado y les hacen señas de bajar.

Monseñor está con la felicidad en el rostro y esa misma mañana se hace un segundo vuelo. Escuchémosle a él mismo, según el último escrito del día 19, que quedó sobre la mesa.

"Nos hacen señales para que aterricemos; con las puertas del helicóptero entreabiertas les correspondemos a sus saludos. Nos regresamos al Campamento Base con la alegría de ver los primeros signos de buena acogida. Segundo vuelo. Después de intercambiar impresiones, decidimos organizar un segundo vuelo con el objeto de darles a entender que aceptamos la invitación para bajar, pero que necesitamos que nos abran el helipuerto; para esto:

1. Llevamos unos machetes afilados, con limas para posteriores afiladas.

2. Dos hachas afiladas y dos limas.

3. En otro paquete, envuelto en papel amarillo, unas cuantas tazas de aluminio y un par de botas de caucho".

De pronto hay algo que Monseñor llama en su escrito reacción imprevista: "Cuando ven bajar el primer machete corren a esconderse en el bosque cercano. Se queda solo un hombre mirando. Cuando el helicóptero se aleja se va a recoger los regalos; y, cuando nos aproximamos de nuevo, tiene ya en sus brazos el paquete, varios machetes y las hachas; nos muestra en alto todas esas cosas para darnos a entender que las acepta y nos reitera de nuevo las señales para que aterricemos junto a la casa". La crónica del día 17 va a tener un resumen: "Evaluación del dio. Todos los signos han sido muy positivos y se puede ya intentar pronto el primer contacto personal de amistad".

Antes de terminar el día se tiene una reunión en la casa central de la Misión, en Coca. Acude un personero de la Braspetrol, otro de la CGG, el Dr. Vela como representante de la CEPE y Monseñor. "Tras el relato informando los últimos acontecimientos, se decidió también hacer el día siguente otro viaje de amistad por helicóptero con los personeros de las Compañías y, de acuerdo al resultado, organizar el primer contacto personal para lel lunes, 20 de julio". El Dr. Vela fue invitado a este viaje del día siguiente; por su plan y motivos no acudió.

Día 18 de julio, sábado. "A las cinco de la mañana salí de Coca al Auca 14, en taxi pagado por la CGG... Hubo bastante neblina pero el vuelo se realizó con normalidad: carretera —Pozo Tigüino Desembocadura Tigüino— Casa vieja Huaorani. Apareció en la casa sólo un hombre; al parecer el mismo del día anterior que no se escondió cuando echamos los machetes. Las mismas señales de acogida e invitación a bajar. Le soltamos dos paquetes con baldes de plástico y lazas de aluminio. Recogió los paquetes y reiteró las señas invitándonos a descender...".

Monseñor concluye con fecha de Coca a 19 de julio de 1987 el último informe dejado sobre su escritorio, dirigido al Sr. Ingeniero Edmundo Rojas. Estos papeles y los fechados el día 15 quedaron a la espera de ser enviados.

Dice, y de nuestra parte subrayamos: Con la última evidencia de los signos positivos para un acercamiento personal, se decide que Monseñor Alejandro Labaka y la Hna. Inés Arango, Misionera de las Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia desciendan, Dios mediante, el día 20 de julio de ¡987.

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012