SIMPOSIO

VIDA Y MISIÓN DE ALEJANDRO E INÉS

Mayo 21 – 24 de 2012

1ª CRÓNICA: lunes 21 mayo 2012

Leer conferencia de Miguel Ángel Cabodevilla

alt

En un día soleado, en el auditorio de la Universidad Salesiana, en punto de las 15:45 dio inicio el simposio sobre la “vida y misión de Alejandro e Inés”. La dinámica del simposio es la siguiente: Palabras del obispo que preside la mesa, una exposición principal, dos panelistas que hagan eco de esta exposición y preguntas del público. Todo esto dirigido por un moderador.

En un primer momento, la mesa de honor estuvo conformada por: Milagros Aguirre, moderadora; P. Miguel Ángel Cabodevilla, ponente; los viceprovinciales Hna. Mercedes Velázquez TC y P. Vicente Quisirumbay OFMCap; Mons. Jesús Sádaba, obispo del Vicariato de Aguarico, y Mons. Antonio Arregui, presidente de la mesa.

La apertura del simposio estuvo a cargo de Mons. Sádaba y de los viceprovinciales de las Terciarias Capuchinas y de los Hermanos Capuchinos en Ecuador. A continuación se presenta el discurso inaugural de cada uno:

Mons. Jesús Esteban, obispo del Vicariato de Aguarico.

“Un saludo a todos. Un saludo a la mesa que nos va a presidir. Un saludo a los ministros viceprovinciales de las Terciarias Capuchinas y de los Hermanos Capuchinos, que juntamente con el Vicariato de Aguarico han querido preparar este simposio, este acontecimiento para ir presentando la vida de Mons. Alejandro y de la Hna. Inés. Recalco la aceptación de la Conferencia Episcopal hacia esta iniciativa, aceptando su solicitud con mucho interés de que cada día un obispo presidiera esta celebración. Ante esta solicitud Mons. Arregui, como presidente de la CEE quiso ser el primero. Y se ha querido que de esta forma fuese acogido por el episcopado. Resultaba sorprendente que a la víspera de que iniciara el simposio estuvieran presentes los conferencistas. Cosa que resulta poco común. Bienvenidos todos ustedes y gracias por acoger esta iniciativa de las Terciarias Capuchinas, los Capuchinos y del Vicariato”.

Hna. Mercedes Velásquez:

“Buenas tardes para todos y para todas. Alegría por estar dando un saludo de bienvenida, sabiendo que nos hemos congregado por este simposio, donde vamos a recoger algo de la vida de Mons. Alejandro y de la Hna. Inés. Es poco por que toda una vida entregada a los demás es como recoger lo que nos dice Jesús en el evangelio: Vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio a todos los hombres y mujeres. Y así lo hicieron Mons. Alejandro y la Hna. Inés. Les doy la más cordial bienvenida y que estos días en verdad sean bien vividos, tanto para nuestra vida personal como para darlas a conocer. Deseo que vivamos este espíritu de Mons. Alejandro y de la Hna. Inés desde la sencillez, desde la acogida, desde la pobreza, desde ese sacrificio que ellos vivieron y que hoy nos retan a vivirlo también a nosotros. Entonces nada más. Los que vienen de otros lugares, que quieren conocer algo de este país, sean entonces bienvenidos.

Hno. Vicente Quisirumbay:

“Dios ha creado al hombre con un corazón inquieto, lleno de muchas posibilidades. Y el hombre no se detiene, camina, busca, comparte, da la vida. Hoy recordamos con gratitud a dos personas insignes de nuestra Iglesia Ecuatoriana, Monseñor Alejandro de la Orden de Hermanos Capuchinos y Obispo del Vicariato de Aguarico, y a la Herman Inés Arango, Terciaria Capuchina: misioneros inquietos, buscadores incansables que hicieron suyo el Evangelio y su mandato. Ellos, como buenos pastores, se lanzaron en busca de la oveja perdida. Y en su intento de rescate encontraron el martirio. Dieron su vida para que otros tengan vida. Dieron su voz para que otros tengan voz. Nos han dejado un legado de recuerdos, un ejemplo imperecedero de virtudes y un testimonio que nos compromete. Dejemos que su espíritu inunde el nuestro con pasión por Jesucristo y su Reino. Que todo lo que se comparta en estos días, a la luz de su vida, nos inquiete, comprometa y anime. Bienvenidos y bienvenidas”

Mons. Antonio Arregui:

“Hace 25 años, cuando tuvimos la noticia de la muerte de Mons. Alejandro, dentro de la complejidad de las capas de los sentimientos, lo primero es que hemos perdido un amigo, un amigo se ha muerto, han matado a un amigo. Alejandro era amigo de todos los que podía. Le estimábamos y conocíamos sus proyectos y trabajo, le teníamos verdadera fraternidad en su esfuerzo. La segunda capa es la del horror, se trato de una muerte verdaderamente chocante. Más de 20 lanzas, que hacen fácil la entrada y difícil la salida, aplicadas con saña. Cómo es posible que pase esto en nuestros días? El horror y el choque cultural? A demás de esto tengo la clara conciencia de que era un hombre de Dios. Llevado del amor de Dios, había encontrado el final de sus días, el encuentro con el Padre. Esto es algo que a mi personalmente me ha dado mucho que pensar. Y pienso que es bueno que haya un nuevo enfoque, que es propio de un simposio, para ir profundizando en los diversos aspectos y otros más que, ciertamente, envuelve toda esta realidad, más allá sólo del mundo afectivo. (…)

La crueldad de la muerte de Alejandro e Inés no puede resolverse en una actitud de superioridad de quienes somos civilizados, sobre los que decimos que todavía están en la edad de piedra.  Más bien, esta realidad de victimación, nos tiene que llevar a pensar sobre cuáles son nuestras crueldades, la de nuestra civilización, las de toda esa maquinaria económica y política, que empezó a invadir territorios y ámbitos culturales que eran tan respetables. Estas actuaciones nuestras, hoy nos parecen obvias, pero pueden ser tan horrorosas como la muerte de Alejandro e Inés. Hace falta un planteamiento más profundo de lo que es la convivencia entre distintas culturas. (…)

Y lo más importante es el descubrir de qué manera esta muerte  de nuestros hermanos se debió al inmenso amor de Dios que tenían en su corazón como expresión de su fe, como una realidad que les llevó a jugarse la vida. Ellos se jugaron la vida. Y la perdieron, pero ganaron el martirio. Y esto merece una profundización teológica. Así en todo este despliegue de realidades contrastantes y diferentes, seguramente se puede encontrar una verdad, que es la que este simposio tiene que tratar de alumbrar”

Exposición: Sobre Pueblos ocultos

Tema: “La lucha de Alejandro e Inés en defensa de las minorías: historia de los pueblos ocultos de la Amazonía, el contacto de Alejandro e Inés con ellos, la situación actual…”

Ponente: Miguel Ángel Cabodevilla (Capuchino, misionero, antropólogo y escritor. España – Orellana)

En síntesis, Miguel Ángel, a su manera y dejando de lado el tema marcado, se propuso explicar la faceta política de la vida de Alejandro. Su exposición podría estar dividida en tres partes. La primera, la historia de exterminio de los pueblos indígenas en el oriente ecuatoriano. La segunda, los Waorani. Y la tercera, la misión de Alejandro Labaka.

En la tercera parte, Cabodevilla remarca la fascinación de Alejandro Labaka por el pueblo waorani, que lo llevó luchar por la defensa del territorio y ciudadanía wao. Concluyendo que la muerte de Mons. Labaka cambió positivamente la vida de este pueblo, atrayendo la atención del mundo sobre lo que, para el pueblo ecuatoriano, era un problema. 

Para conocer más sobre esta exposición, habrá que referirse al escrito del ponente. La duración de esta exposición fue de 80 minutos.

Panelistas

1. Paola Carrera:

Esta panelista trató de exponer sus ideas sobre los pueblos ocultos desde estos temas: a) Contacto con el ILV-VAA, b) Contexto nacional, c) Rol de la sociedad civil, d) Derechos humanos y e) Rol del estado ecuatoriano. Haciendo una división temporal, en tres: Pasado, Presente y Futuro, para comprender la “evolución” de los actores. En su exposición se proyectaron algunas diapositivas con los temas a tratar.

Estas son algunas de sus ideas que presentó:

-Cómo el pueblo ecuatoriano tiene conciencia de estos pueblos? Si antes nadie se ha preocupado por ellos. Los PIAs tienen un duro pasado, de exclusión y explotación.

-Los waoranis son una realidad difícil de describir. Hoy viven una transformación dramática, por su vulnerabilidad. La lucha del territorio es uno de los principales problemas, pero maravillosamente la aculturación no los ha destruido, ellos ven ahora al mundo como algo que no tiene fronteras.

-Cómo interpretar las acciones de los waorani? Es difícil hacerlo sin conocer su visión del mundo. Ellos tienen una cosmovisión de la que es difícil no enamorarnos.

-En la actualidad los waorani sueñan con su pasado, buscan esa armonía que vivían antes de ser contactados.

-En la legislación actual se ha integrado la garantía de sus derechos humanos. Gracias a que existe una mayor conciencia por la permanencia se las culturas. Esta nueva conciencia se origina por la constante presión de la sociedad civil.

-El estado ecuatoriano ha hecho un enorme esfuerzo por la protección de los PIAs, pero ha dejado de lado la capacidad de discusión. La política del “no contacto” no tiene un fundamento originado desde la realidad.

-En el tema de los PIAs tenemos más inquietudes que certezas. Sabemos poco de ellos a nivel poblacional. Tenemos una política de protección, pero no ha sido evaluada. Si ellos desean contactar, cómo el estado reconocería este deseo? Y ante este supuesto, qué tipo de realidad debe ofrecerles la sociedad ecuatoriana.

-Los PIAs necesitan una reflexión filosófica, sobre su ser y de cómo establecer los limites de un contacto con estos grupos. Requerimos que la posible respuesta que podamos dar sea desde un enfoque humanista, así como lo hizo Alejandro Labaka.

-El futuro de los PIAs dependerá de nuestra capacidad de ver la realidad con sus ojos.

Al terminar la intervención de Paola, la moderadora lanzó la siguiente reflexión:

“Después de obtener lo que se ha obtenido de herramientas de protección (hacia los pueblos ocultos) en una sociedad más madura en este tema, por qué la situación de vulnerabilidad parece cada día más peor”

2. David Chávez:

-Institucionalidad y legalidad es lo que más se ha logrado en la defensa de los pueblos indígenas. Y esto que se ha obtenido es gracias a la muerte, muerte de indígenas y de gente preocupada por ellos.

-Hoy se siguen repitiendo patrones hacia los pueblos indígenas. Lo primero que se repite es el racismo. El racismo con sus dos caras. La primera es la del mal salvaje, la de la discriminación por su grado de horror. La segunda cara es la del buen salvaje, la de creer que el indígena es feliz como está y hay que defender su estilo de vida. Pero ambas caras del racismo muestran una superioridad del hombre civilizado sobre el indígena.

-Otra cosa que se repite: No existe una conciencia humanizada sobre los pueblos indígenas y ocultos. No aceptamos su presencia en nuestro país y los seguimos negando de distintas maneras. Aquí tendríamos que rescatar el legado de Alejandro Labaka, que nos invita a mirar a los pueblos ocultos y ver sus ojos como otro hombre.

- Nuestra interpelación fundamental tendría que ser: en qué medida estamos dispuestos a pagar nuestra deuda con estos pueblos? Cuál puede ser nuestro sacrificio para remediar lo que hicimos en el pasado?

-Cómo la conciencia nacional resuelve este tema? La sociedad se ha encargado de negarlos y los seguimos teniendo ligados a hechos de violencia. Para algunos no son personas, sino fauna. Los queremos olvidar y negar.

-Lo grave es que decimos que tenemos una mayor conciencia, pero seguimos actuando igual. Seguimos teniendo una conducta de caucheros, que son matizadas y coloreadas a nuestro favor.

-Como sociedad tenemos una gran capacidad de olvidar y reprimir el problema de los pueblos ocultos. Pero en la historia del país ecuatoriano aquí se encuentra la mayor violación a los derechos humanos a un pueblo. Y de esto nadie hace alarde, nadie los defiende como se debería. Todavía no los asimilamos como ciudadanos.

- A nivel de sociedad esto nos demanda rescatar la faceta política de Alejandro Labaka. Qué hacemos nosotros en el tratamiento a los más vulnerables y excluidos? Nosotros aquí podríamos ver cuál es nuestra dimensión humana y ética. En el trato a los excluidos vemos cómo estamos como sociedad.

- Este tema demanda la multiplicidad humana, sacar lo político, lo social, lo espiritual,  para hacer una transformación de la misma sociedad en su conciencia y así no repetir el pasado. Cómo vivir hoy nuestro compromiso? Qué hacemos para cambiar esta conciencia caduca?

-Existe una falsa discusión sobre el contacto o no con estos pueblos a nivel de estado. Esta discusión es una perdida de tiempo. Lo fundamental es saber cómo implementar una política de estado, que beneficie a estos pueblos.  Y tal política, aún tiene muchas fallas que parten de la visión que se tiene de estos pueblos: algunos lo ven en su universo idílico y otros tratan de convertirlos a nuestro mundo, sin ver lo delicado de su situación. 

- A pesar de todo el estado tiene la gran responsabilidad con estos pueblos de garantizar sus derechos. Estamos preparados para entablar contacto con estos pueblos o sólo nos traería más problemas de los que tenemos? Qué es lo que debemos hacer como estado y como sociedad ante estos pueblos?

-El legado de Alejandro Labaka tiene un enorme valor ético de la Iglesia progresista latinoamericana, que tenemos que recuperar, principalmente, desde la vida política de cada uno.

Al terminar la participación del segundo panelista se pasó a las preguntas con las que se concluyó este primer día.

La participación del público, en este primer día del simposio, estuvo marcada por la gran asistencia de hermanas religiosas. Los asistentes contados al final fueron 134. Al finalizar el simposio se tuvo un pequeño compartir de refrigerios.

Néstor Wer

Cronista

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012