Problemática

La zona del proyecto es altamente conflictiva a raíz de la llegada de la exploración y explotación petrolera a la zona, los problemas sociales, ambientales y culturales son muy graves. Señalamos los principales:

  • Explotación petrolera con sus secuelas de contaminación, destrucción y pérdida de biodiversidad. En los últimos años las urgencias económicas del Gobierno han establecido una nueva ofensiva petrolera que está incursionando en zonas de riesgo e invadiendo territorios indígenas.
  • La extracción ilegal de madera  con trágicas consecuencias que ya hemos mencionado,
  • Otras empresas públicas e instituciones privadas que desconocen la realidad local y general graves impactos.
  • La colonización por parte de campesinos llegados desde las distintas provincias y regiones del Ecuador y que se asentaron en la zona por la apertura de vías realizada para la exploración y explotación petrolera. Los colonos intentan acceder constantemente a nuevas tierras, han invadido territorios indígenas y se adentran en el Parque Nacional y zona intangible.
  • Las políticas del Gobierno Nacional y de los gobiernos autónomos descentralizados (GAD) locales que priorizan a la población mayoritaria colona y no tienen políticas que respeten la interculturalidad que marcan las leyes ecuatorianas.
  • Desconocimiento de sus derechos y obligaciones de las propias comunidades indígenas y de los derechos que asisten a los PIAV.
  • La debilidad de las propias comunidades y sus organizaciones representativas.

Todas estas circunstancias hacen de la zona un espacio de altísima conflictividad por los diversos y a veces contrapuestos  intereses que confluyen en la misma.

 

Justificación

Es importante que las nacionalidades indígenas conozcan sus derechos y obligaciones para que puedan asumirlos y ejercerlos, evitando las agresiones y abusos de que han sido objeto, aunque la legislación y algunas prácticas del Estado Ecuatoriano han mejorado en los últimos años, aún queda mucho por hacer y es fundamental que las comunidades puedan hacer respetar sus derechos a la vez que reconocen los derechos de los demás.

Por otra parte, es importante que las comunidades indígenas, especialmente las Waorani, que conozcan los derechos de los PIAV.

Los PIAV (Tagaeri/Taromenane) representan una realidad que no se puede obviar en la región Amazónica del Yasuní y constituyen un patrimonio vivo único para el país y la humanidad. Esto implica que el Estado ecuatoriano y todos sus ciudadanos tienen el deber ético y la obligación legal de protegerlos y respetar su voluntad de vivir en aislamiento.

Todas las formas de vida presentes en nuestro planeta son bienes que tienen un sentido y un objetivo y por lo tanto deben ser protegidas para que puedan reproducirse.  La vida más importante es la vida humana.  Cada vida humana es un tesoro por los valores que encierra y la cultura que propaga. Con mayor razón se debe respetar y proteger la vida de los Pueblos en Aislamiento Voluntario debido a la particular situación de vulnerabilidad en que se encuentran y a su imposibilidad de defenderse ante las presiones socio-ambientales sobre su territorio.

La continua y creciente agresión a la selva amazónica, si no se controla y detiene, llevará a estos pueblos progresivamente a la extinción, lo que supondrá una grave pérdida para el Ecuador y la humanidad. La desaparición de estos pueblos nos volverá a todos más pobres.

A pesar de todas las protecciones que establecen  las leyes,  los tratados internacionales y las medidas cautelares dispuestas a su favor no está asegurado el respeto a los derechos humanos de los PIAV y, entre ellos, el principal que es el derecho a la vida.

Dado que no se puede trabajar, por razones obvias, directamente con los PIAV es urgente trabajar con las poblaciones colindantes para asegurar que:

  • Reciban capacitación sobre la realidad de los PIAV, sus derechos y las medidas de protección que el Estado ha establecido para ellos.
  • No realicen acciones que puedan ponerles en riesgo de sufrir agresiones por parte de los PIAV.
  • Conozcan cómo actuar en caso de señales de presencia o presencia de los PIAV. 
  • Generar una cultura de paz en las poblaciones locales y con relación a  los PIAV.

Por otra parte, es importante continuar siendo una conciencia civil y profética ente el Estado Ecuatoriano en lo relacionado con el respeto a los derechos humanos.

 

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012