Juan José Goñi Ciriza (1938 - 2012)

Juan José de Ansoáin

altJuan José nace en Ansoáin (Navarra) el 8 de julio de 1938, y es bautizado en la parroquia San Cosme y San Damián a los dos días. Sus padres, Pablo e Isabel, formaron una hermosa familia de cuatro hijas y dos hijos, a quienes trasmitieron sus fuertes creencias y vivencias religiosas.

Juan José realiza sus estudios primarios en Artica de 1942 a 1949. En agosto de1949 ingresa en nuestro Seminario  Capuchino de Alsasua, donde cursará los estudios de Humanidades hasta agosto de 1954 en que pasa a Zaragoza-San Antonio para sus estudios de Filosofía. Hace el Noviciado en Sangüesa, profesando como capuchino el 15 de agosto de 1958. Los cuatro cursos de Teología los realiza en este convento de Pamplona, donde hace su profesión solemne el 15 de agosto de 1961, y es ordenado sacerdote el 24 de junio de 1962.

Destinado a cursar estudios civiles con vistas a ser formador en nuestro Seminario Capuchino de Alsasua, pasa a Zaragoza-San Antonio en julio de 1962, en cuya Universidad estudiará los dos primeros años de lo que entonces se conocía como Filosofía y Letras. Para la especialidad de Filología Románica se traslada a Madrid, aunque oficialmente pertenece a la fraternidad de Alsasua desde septiembre de 1964.

Conseguida su Licenciatura, se incorpora a la vida del Seminario de Alsasua en 1967, donde impartirá sus clases hasta 1981, ocupando diversos cargos a lo largo de estos años, entre ellos el de Prefecto de Estudios. En septiembre de 1981 es destinado a nuestro Colegio San Antonio de Zaragoza. (Del 1 de marzo de 1982 al 4 de marzo de 1993, cfr. carpeta personal en el Archivo Provincial). Tras breves estancias en Zaragoza-Valdefierro, Estella y Vitoria, en 1995 es destinado a Logroño, donde colabora activamente en la parroquia, ejerciendo los servicios de Superior y Ecónomo en el trienio 2002-2005, y de ecónomo hasta que sufrió el ictus en 2010.

Juan José ha sido  muy querido en todas partes. Desde el despacho parroquial –una de las tareas que llevaba en Logroño- ha sabido ser acogedor, amable y siempre dispuesto a solucionar cualquier duda o problema que se planteara. ‘Llevaba la atención al despacho con mucha seriedad y todo estaba al día’, escribe el párroco actual.

Otra de las labores importantes de Juan José era el canto en la liturgia de la parroquia. Desde el órgano cantaba y animaba todas las eucaristías del domingo, de los funerales y de otras celebraciones litúrgicas. Tenía una voz agradable y sabía conjugar cantos más sabidos con otros que poco a poco introducía en dichas celebraciones. También le tocó hacer uso de las técnicas modernas para apoyar y animar la liturgia (: los powerpoints, entre otras).

Sus dotes para la música las aprovechó para  ayudar en la formación musical a las religiosas Clarisas Capuchinas Sacramentarias en el Vicariato de Aguarico (Ecuador), a donde se trasladó dos veranos.  El vivió esta experiencia como una de las más gozosas en sus últimos años. Y fue precisamente allí donde en julio de 2010 sufrió un ACV (ictus o derrame cerebral) que le dejó hemipléjico, siendo ingresado en la Clínica Pasteur de Quito. Después de  tres meses de  recuperación en la Procura del Vicariato en Quito, pudo volar a España en el mes de octubre, viniendo directamente a la fraternidad Padre Esteban, en donde ha gozado de dos años de buena calidad de vida, estando muy bien atendido por los hermanos y personal de la Residencia, así como por sus familiares y amigos. Estos dos últimos meses su salud ha ido deteriorándose, hasta que ayer, día 20, a primeras horas de la mañana, fue visitado por la hermana muerte.

También esta nueva cruz de tener que abandonar toda su actividad apostólica a causa de la hemiplejia –ya padecía un cáncer de próstata no operable desde hacía  8 años- supo encajarla con coraje. Siempre tenía la palabra ‘gracias’ en sus labios, y trataba de ver la voluntad de Dios detrás de estas pruebas.

En la vida fraterna, Juan José ha sido un buen hermano; siempre atento y dispuesto a ayudar en lo que fuera necesario. Nunca un mal gesto ni una mala cara, facilitando en lo que estaba de su parte la vida de los hermanos.

Damos gracias a Dios por la vida de nuestro hermano Juan José y pedimos para él el gozo de los bienaventurados.

Gabriel Larraya

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012