Caminata 2015

A evangelizar con alegría paz, justicia y vida en la Amazonía

 

Nos despertamos  muy temprano en la mañana, para salir lo más pronto posible y afrontar uno de los tramos más duros de pasar. Nos preparábamos para salir a las 5:30 para subir de Pifo a Papallacta, 42 km llegando a bordear los 4.100 msnm. Sin duda una experiencia que no olvidarían nuestros espíritus y nuestros pies. Logramos dejar atrás a nuestro compañero “negrito”, un perro que nos acompañaba desde el primer trayecto, pero ésta era una aventura que él no podría lograr.

Iniciamos un trayecto por la carretera principal, sin embargo la idea de la Caminata era ingresar al carretero antiguo hasta Papallacta. Este camino nos permitiría una mayor conexión con la hermana madre tierra y pasar por pequeños poblados anunciando nuestras intenciones y mociones al ser “caminantes que defienden la vida en la Amazonía”.

Como era de esperarse, para fortalecer nuestra espiritualidad de servicio, iniciábamos con la oración de la mañana guiada por nuestro libro/bitácora. Este momento fundamental en nuestro día logró ponernos en contacto con la vida de nuestro camino, pudimos orar nuestras mociones e intenciones del porqué y para qué caminamos, recordando a todos quienes dedicamos este esfuerzo, a los pueblos tagaeri y taromenane que existen y quieren vivir, y otras intenciones a nivel personal.

Hasta la media mañana disfrutamos de un clima templado, sin demasiada presencia del hermano sol; gozábamos del viento y la brisa de páramo para mantenernos aclimatados. De repente, al continuar subiendo, nos sorprendió un viento fuerte, con presencia de la hermana lluvia, lo cual dificultaba nuestra caminata.

Era impresionante observar las increíbles montañas, las rocas gigantescas, los árboles y la vida en medio de la neblina, la lluvia y el viento; este paisaje tuvo un momento significativo al encontrarnos un arcoíris, símbolo de la alianza de Dios para su pueblo, de tal forma que fortalecía la presencia del Dios madre y padre en nuestra caminata.

Cada momento se tornaba más difícil, cada paso durante las cuestas nos costaba a unos más que a otros, pero los hermanos y hermanas se acercaban, para tomar las manos, pasarnos energías y acompañarnos para no desfallecer en nuestro peregrinaje. Con mucha valentía y esfuerzo físico los 19 caminantes llegaban a la gruta de la Virgen cerca de Papallacta, logrando aguantar a esa altura cerca de 8 grados. Dos compañeros tuvieron que bajar en el auto de logística ya que sus condiciones no eran las más adecuadas para emprender el descenso.

Cerca de las 14:00 iniciamos el descenso, en medio del intenso frío, las cochas de agua y el lodo, los caminantes hacían bromas, se reían y jugaban, lo cual fortalecía un ambiente de genuina hermandad. Cerca de las 16:00 de la tarde bordeaban la fase final de su llegada a Papallacta. Se veía el poblado, y se distinguía a lo lejos la capilla. Por fin, los 17 caminantes llegaron a su destino.

En medio del júbilo y la alegría de haber culminando esta fase, entre ellos se repetían “ya hemos pasado lo más difícil, el resto es continuar bajando” y algunos otros aseguraban “tener su corazón ya en Coca, y que ahora es sólo cuestión de mover la parte física a donde se encuentra el espíritu”.

Romina

 

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012