Carta del Obispo del Aguarico

Coca, 02 de julio de 2016

 

A todos los misioneros y misioneras

 

A los Catequistas y Servidores de las Comunidades

A los católicos de nuestra Iglesia misionera

Vicariato apostólico de Aguarico

 

Paz y bien, el Padre Misericordioso nos llene de su misericordia

Les saludo al comienzo del mes de julio, mes de modo especial importante para nosotros y para nuestra Iglesia Misionera, en Orellana, en ese lugar concreto de la amazonia ecuatoriana. El recuerdo de Monseñor Alejandro y la Hermana Inés anima nuestra ilusión misionera y nuestro ideal de “Arriesgar la Vida por el Evangelio” con el deseo de hacer penetrar el evangelio en las diferentes culturas y vivir el impulso martirial de nuestros hermanos.

El Año Santo de la Misericordia es un momento especialmente propicio para hacer de este mes un tiempo para peregrinar hacia el lugar de la misericordia del Padre, para traspasar la Puerta Santa de la Misericordia y llenarnos del don misericordioso de Dios, para transformarnos en misericordiosos con los hermanos que nos rodean y esperan de nosotros misericordia, con la naturaleza, “la casa común”, que debemos cuidar y proteger.

Nuestra iglesia de Aguarico lleva 29 años recordando la muerte “con carácter de martirio” de Monseñor Alejandro Labaka y la Hermana Inés Arango. Este recuerdo cada día se hace más profundo en su sentido misionero, de acogida a los más olvidados, con frecuencia descartados, y de servicio al Reino de Dios que debemos hacer visible y real en estos lugares de la amazonia ecuatoriana.

Cuando hay gentes que mueren y matan en el interior de la selva porque no se respeta su forma de vivir, porque se sienten encerrados, acorralados debemos recordar el pensamiento último de Alejandro “si no vamos nosotros los matan a ellos”; hagamos lo poco o mucho que podamos para evitar estas muertes y para crear ambiente de paz en la zona.

Nos unimos a la intención del Papa Francisco para este mes de julio orando con toda la Iglesia ''Para que sean respetados los pueblos indígenas amenazados en su identidad y hasta en su misma existencia”

La Iglesia de Aguarico camina con esta celebración hacia el encuentro eclesial que debe suponer la ASAMBLEA GENERAL que celebraremos los días 17 y 18 de septiembre tomando conciencia más actual de nuestra pertenencia a la Iglesia, tomando el pulso a la realidad social y eclesial que vivimos en este momento y dando un nuevo impulso al empuje pastoral de todos los que formamos la Iglesia Católica en estas tierras como discípulos y misioneros en este año de la misericordia.

Busquemos todos los creyentes el dar nuestro aporte, recoger el aporte de quienes viven su fe y se presentan como creyentes cerca de nosotros; oremos sobre todo al Padre Misericordioso que nos ayude a encontrar sus caminos en la realidad actual en la que vivimos. Que seamos fieles siempre al Evangelio y a la sociedad y a los pueblos a los que debemos llevar el Evangelio.

Oremos también de modo especial por todos nuestros misioneros que, junto a la celebración del aniversario de Alejandro e Inés y bajo su inspiración, vivirán los día 25, 26 y 27 de julio la Asamblea de Espiritualidad Misionera en el Monasterio Santa María de Guadalupe.

Gracias, hermanas y hermanos, por ser “Misericordiosos como el Padre”; Monseñor Alejandro y la Hermana Inés lo fueron, sirviendo a Dios y a los hermanos. El Padre Misericordioso tomó sus vidas y las ha puesto delante de nosotros para que nos sirvan de guía y vivamos nuestra fe con sentido misionero, martirial y de acogida a todos con sus diferentes culturas y sus diferentes expresiones de fe; ellos cuiden nuestro caminar de Iglesia misionera.

María, Madre del Buen Pastor, su Hijo, acompañe nuestra vida eclesial y pastoral

 

+ Jesús Esteban Sádaba, capuchino

Obispo – Vicario apostólico de Aguarico

 
VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012