21 de julio

XXIV ANIVERSARIO DE LA MUERTE MARTIRIAL

E INICIO DEL AÑO JUBILAR

DE NUESTROS HERMANOS

ALEJANDRO LABAKA E INES ARANGO

altCon inmensa alegría nos congregamos, en el colegio Gamboa de la ciudad del Coca, para dar inicio a la celebración de este XXIV aniversario de la muerte martirial de nuestros hermanos Alejandro Labaka e Inés Arango e inicio del año jubilar. Caminamos procesionalmente hacia la Catedral, llevando los signos de la cruz indígena, una lanza y las sandalias-reliquias de la hermana Inés; además, acompaña de manera especial un grupo de indígenas que animan con sus danzas.

Al llegar al templo, nos recibió el grupo encargado de la animación musical y las tumbas de nuestros hermanos, bellamente adornadas con flores de la selva. Preside la celebración Eucarística Monseñor Jesús Esteban Sádaba, acompañado de catorce sacerdotes que concelebraron. Estuvo presente también un grupo de la familia Huaorani, que en vida de Mons. Alejando Labaka fueron como su familia y hermanos adoptivos.

En la monición inicial se hace alusión a la vida de entrega de nuestros mártires que, como buenos discípulos y misioneros, dieron su vida sin buscar fama ni gloria.

La palabra de Dios nos ayudó a interiorizar el sentido de nuestra misión y sus exigencias, como opción de vida y vocación. En su homilía, monseñor Jesús Esteban, enfatizó sobre la necesidad de ser buenos pastores, dar la vida por las ovejas como Alejandro e Inés lo hicieron, continuar su causa defendiendo a las minorías indígenas por el peligro del genocidio de los pueblos Tagaeri y Taromenani, y denunciando las violaciones y atropellos a la naturaleza, que pone en riesgo el patrimonio de la humanidad.

Muy significativos fueron las tres personas que conocieron a monseñor Alejandro: Sr. Milton Novoa, Sra. Eloísa Arévalo y Sr. René (monaguillo de Pifo) quienes dieron testimonio de su vida con detalles concretos de familiaridad, sencillez y cercanía.

Antes de que se impartiera la bendición final, se leyó el mensaje de los Caminantes 2011 a la sociedad y a la Iglesia (ver adjunto); …porque la caminata de Alejandro e Inés no acabó con su muerte martirial, sigue en las vidas de los caminantes.

Después de la misa pudimos visitar el museo de Alejandro e Inés y luego tuvimos el almuerzo fraterno, en la Casa de Encuentros del Vicariato de Aguarico.

Y así concluyó una jornada intensa, llena de compromisos para seguir el camino trazado por Mons. Alejandro y Hna. Inés Arango y motivamos a descubrir las semillas del Verbo en todos los pueblos.

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012