aleines 1

2ª Etapa

Miércoles, 10 de julio de 2019

 

Comenzamos la CAMINATA del segundo día a las 5:50. Junto con los primeros pasos, se hizo presente la oración de la mañana y reflexionamos con el Evangelio de Mt 10, 1-7. Fuimos agregando nuestros nombres, como discípulos llamados por Cristo, y de esta manera motivando nuestro caminar.

El recorrido de este día tenía la particularidad de transitar el camino antiguo a Papallacta, que alcanza una altura de más 4070 metros para llegar al páramo de la Virgen del Camino. Por ser una ruta poco transitada, no eran necesarias las pancartas, así como tampoco acompañar el caminar con tantas consignas y cantos, sino que nos propusimos contemplar la creación. Sin embargo, los cantos se hicieron presentes para motivarnos en nuestro cansancio por la exigencia del camino.

En esta segunda etapa –la más larga y ardua– completamos 41 kilómetros en 8 horas y 15 minutos. La mayor parte del camino fue cuesta arriba, esto sumado a la altura, puso a prueba nuestro espíritu de caminantes. La fraternidad fue un factor importante para que todos lleguemos juntos a destino, animándonos y apoyándonos mutuamente, haciendo carne las palabras: “un sólo corazón, un sólo grupo, una sóla alma y un sólo espíritu de Alejandro e Inés”.

Después de seis horas, llegamos al páramo de la Virgen del Camino. Fue emocionante llegar a los brazos de nuestra Madre amada, luego del largo camino y la larga espera. Juntos rezamos a María y luego recibimos la alegría de un refrigerio caliente muy reconfortante y renovador de fuerzas. Ya sólo nos quedaban dos horas de caminata cuesta abajo, había pasado lo más duro.

Al llegar a Papallacta, el equipo de logística nos esperaba con el almuerzo. Luego tuvimos un momento de evaluación y compartir grupal de la experiencia vivida. Nos tomamos un momento para reflexionar sobre “El espíritu del caminante” (Txarli Azcona) y luego evaluamos, considerando si nuestras motivaciones personales propuestas en la evaluación del día anterior se vieron cumplidas o no en este día.

En la tarde, disfrutamos de las aguas termales. Momento de relajación y recreación, así también de curar las heridas que el camino dejó en nuestros cuerpos. A continuación, fuimos a la capilla y tuvimos una Celebración de la Palabra de los caminantes. Cenamos un rico sancocho intercultural, y nos fuimos a descansar.

Esperamos tener un buen descanso para mañana continuar caminando juntos por la Amazonía con Alejandro e Inés. No dejen de rezar por los caminantes.

Paz y bien.

Maximiliano Huespe, Francisco Huaiquil, Iraide Donaire, Inés Sandoval.

VisitasVisitas

Vicariato Apostólico del Aguarico - (02) 2257689 - (06) 2880501 - info@alejandroeines.org
                                          TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - 2012